Crítica

Arte y poesía

Enviar a un amigo   Imprimir


La colección permanente es el alma de un museo, el núcleo que da origen al mismo y que lo dota de una identidad que lo diferencia del resto. El IVAM siempre ha destacado desde sus inicios por haber conformado, en primer lugar, una colección de obras de arte y haber diseñado, con posterioridad, un edificio para albergarla, algo que, en demasiadas ocasiones, ha ocurrido el revés durante los últimos años en diversos nuevos museos que se han puesto en marcha en España.

Es por ello que, en medio de una programación en la que predomina de forma sorprendente la moda, se agradece poder contemplar en el IVAM una exposición en la que el protagonismo es para la pintura, la escultura y la fotografía. En esta ocasión, la aproximación a la colección de este museo se ha realizado a través de la poesía. El comisario de la exposición, Jaime Siles, ha confrontado una serie de poemas de 48 autores con una selección de obras de la amplia colección del IVAM.

Uno de los principales aciertos de esta muestra es la sala escogida para ella. El visitante penetra en la sala de la muralla, llamada así porque alberga parte de la muralla medieval que rodeaba Valencia, y se encuentra una impresionante selección de obras del IVAM confrontadas a unos poemas que se proyectan de forma muy elegante sobre esos restos de la muralla. El diálogo ya no se produce tan solo entre poesía y arte, sino también entre pasado y presente. Los campos en que estas dos disciplinas se entrelazan son de lo más diverso pero lo más interesante de esta muestra es dejarse llevar por la misma y adentrarse en un mundo de paralelismos y diálogos múltiples, casi tan numerosos como visitantes pueda tener la exposición, pero vale la pena destacar algunos de ellos.

Lo primero que encuentra quien decide adentrarse en esta muestra es una serie de máscaras que prueba la riqueza de la colección del IVAM, pues van desde un casco corintio del siglo V a. C. hasta una cabeza de John Davies de 2003, pasando por una rostro de André Derain, uno de Julio González, otro de Miró o un retrato de Joaquín Torres García. Unas obras que tienen su correlación en los poemas de Vicente Aleixandre y Valéry Larbaud titulados “La cabeza” y “La máscara”, respectivamente.

A continuación, el visitante se topa con unas lurras de Eduardo Chillida, junto con unas esculturas de Alfaro y Chirino, acompañadas de unos versos de Marcos Ricardo Barnatán dedicados a Martín Chirino y unos de Clara Janés inspirados en obras del escultor vasco. La entrada a las vanguardias se produce de la mano de la obra conjunta realizada por el poeta Vicente Huidobro y el artista Robert Delaunay sobre la torre Eiffel, que da paso a obras de Rodchenko y Malevich, entre otros representantes de las vanguardias rusas tan bien representadas en la colección del IVAM.   

El apartado dedicado a un tema tan plástico como es el de las manos destaca por las obras de Lipchitz, Heartfield o la fotografía de Anton Bruehl perteneciente a su cuaderno dedicado a México, en la que aparecen unas manos humanas que se asemejan una escultura realizada con barro. Nada mejor para acompañar estas manos que los poemas de Carlos Sahagún, Vicente Aleixandre o Alejandro Duque.

Los animales también tienen un hueco con el toro herido de Óscar Domínguez y la versión del perro de Goya de Antonio Saura, que van acompañados de poemas de Francisco Brines, Luis Alberto Cuenca, Pere Gimferrer o José Ángel Valente, entre otros.

La figura humana está representada por obras de John Davies, de Joan González, de Jacques Lipchitz y a través de la única obra de Pablo Picasso (“Le peintre au travail”, 1964) presente en la colección del IVAM gracias a un depósito de la Fundación Telefónica.  Otro apartado destacado es el de la ciudad, que cuenta con obras de Carmen Calvo, Paul Citroën, Lee Friedlander, Julio Mitchel, Kurt Schwitters o Saul Steinberg; y poemas de autores como Rafael Alberti, Guillermo Carnero, José Hierro y Federico García Lorca, quien tan bien retrató la ciudad de Nueva York que tanto ha fascinado a los artistas.

Por último, cabe destacar el apartado dedicado al color con obras de Salvador Victoria, Esteban Vicente y Pierre Soulages; y poemas de Carlos Marzal, José Saborit o José Agustín Goytisolo, quien dice aquello de “En el reino de los colores / todo es luz y todo es presura: / dedos de añil rayan el mar / grita el rojo como un cuchillo / en el bosque está el miedo verde / el amarillo cubre el trigo / un largo copia los azules / el naranja se fue rodando / y la nieve pide su turno. / Sólo el negro no tiene prisa”.

“UT PICTURA POESIS. COMPLICIDADES Y CORRESPONDENCIAS”

IVAM. HASTA 25 AGOSTO 2013

COMISARIO: JAIME SILES



Volver a la página anterior
  Inglés | Español

 

Trailer del documental
"Valdés como pretexto"

© 2010 www.perfectwide.com. Todos los derechos reservados.