Crítica

Enrique Meneses. Testigo de la historia

Enviar a un amigo   Imprimir

Existen dos definiciones sobre el trabajo realizado por los fotoperiodistas. Por un lado, está la del gran maestro Henri Cartier-Bresson que habla del "momento decisivo" en el que confluyen, en el visor de la cámara, el objeto que quiere captarse con el encuadre adecuado y la iluminación precisa. Una descripción que acercaría el trabajo del fotoperiodista al del cazador que espera pacientemente su presa. Por otra parte, esta la de Willy Ronis quie afirmó aquello de "la fotografía es la mirada. Se tiene o no se tiene". En este caso, la labor del fotógrafo estaría más cercana a la del "voyeur", que tiene una determinada manera de mirar y que ve cosas que el resto no es capaz de percibir.

Por lo tanto, tendríamos que el trabajo del fotoperiodista está claramente determinado por el hecho de estar en un lugar adecuado en el momento preciso, y por poseer una mirada determinada. Si nos centramos en el trabajo de Enrique Meneses (1923-2013) expuesto actualmente en el IVAM dentro del Festival "Photon" 2013 vemos claramente que predomina esa faceta de estar en el lugar adecuado por encima de la mirada. Meneses ha sido uno de los pioneros del fotoperiodismo en España y, de hecho, fue el primer reportero que ascendió a Sierra Maestra durante la revolución cubana en diciembre de 1957. El gran mérito de estas instantáneas, que centran el inicio de esta muestra, es la confianza lograda con los rebeldes, que le permitió ser un testigo de excepción de todo lo que allí acontecía. En esa línea, destacan imágenes de la vida cotidiana de los rebeldes y, en especial, una de Fidel Castro en la que se puede ver cómo redacta un mensaje a la luz de la vela. Meneses requirió un tiempo de exposición de 60 segundos para realizar esa imagen, prueba de ese grado de intimidad que alcanzó en el campamento rebelde. El fotógrafo español tuvo que sacar los negativos, revelados por él mismo, en las enaguas de una mujer para poder escapar de la censura de la dictadura de Batista. Unas imágenes que dieron la vuelta al mundo al ser publicadas en la revista francesa "Paris Match" y que, sin duda alguna, contribuyeron a difundir el mito de la revolución cubana que, curiosamente, todavía persiste hoy en día.

Esa capacidad de Meneses para estar en el lugar adecuado en el momento preciso le llevó a presenciar la mítica marcha sobre Washington protagonizada por Martin Luther King. Unas fotografías que protagonizan la segunda parte de esta exposición titulada "My sixites". En esta serie, Meneses vuelve a demostrar su capacidad para situarse allí donde está la noticia y documentar momentos históricos. Sin embargo, su mirada no va más allá de la del documentalista que pretende dejar constancia de una serie de momentos históricos en países tan diversos como Estados Unidos, Egipto o la India, pues una de las características principales de Meneses fue la de ser un viajero incansable que, como él mismo afirmaba, amaba "el periodismo en cualquiera de sus facetas". 

La exposición incluye una serie de retratos de personajes célebres como Joan Baez, Paul Newman, Charlton Heston o Alfred Hitchcock, entre otros, que casi podrían calificarse como fotos robadas, pues los protagonistas no posan para el fotógrafo. De hecho, muchos fotoperiodistas valencianos, como Mikel Ponce o Vicent Bosch, han realizado retratos de diversas personalidades internacionales cuyo encuadre y ejecución está mucho más cuidada y conseguida que las que podemos ver en esta muestra.

El propio Meneses diferenciaba entre los fotógrafos de prensa, que se limitan a ser notarios de los textos, y los fotoperiodistas, que narraban historias mediante sus imágenes. Quizás, habría que añadir una tercera categoría: la de los fotógrafos artistas, que son aquellos cuyas imágenes tienen vida propia sin necesidad del texto que les acompaña ni el contexto histórico en el que han sido realizadas. Son esas fotografías que se incorporan a la historia del arte y que han sido realizadas por fotógrafos, que también trabajaron para la prensa, como son los mencionados Henri Cartier-Bresson y Willy Ronis, Robert Capa, Lee Miller o David Seymour, por poner algunos ejemplos. Todos ellos tienen obras que han trascendido a los medios para las que fueron realizadas y forman parte de ese vasto conjunto de obras que podemos calificar como arte. Las fotografías de Meneses, que tienen un gran valor periodístico, quizás no pertenecen a este grupo, algo que tan solo el tiempo dirá.

Por último, hay que resaltar que esta exposición ha sido posible gracias a la interesante iniciativa "Photon", un festival fotográfico puesto en marcha por destacados representantes del fotoperiodismo en Valencia como son Juan Carlos Barberá, Benito Pajares, Xaume Olleros, Tania Castro y Daniel Duart. Todo un ejemplo a seguir en estos tiempos marcados por una crisis económica que tiende a ahogar cualquier iniciativa cultural que surge de la sociedad civil.


ENRIQUE MENESES

FESTIVAL PHOTON 2013

IVAM

HASTA EL 2 DE JUNIO DE 2013



Volver a la página anterior
  Inglés | Español

 

Trailer del documental
"Valdés como pretexto"

© 2010 www.perfectwide.com. Todos los derechos reservados.