Exit through the gift shop

Enviar a un amigo   Imprimir
Quizás este año entrara dentro de lo políticamente correcto darle el Oscar al mejor documental a “Inside Job”, un filme que indagaba en el origen de la crisis económica mundial, un fenómeno que había comenzado en Estados Unidos pero cuyas consecuencias llegaban hasta el pueblo más remoto del Maestrazgo. Este documental ponía al descubierto las vergüenzas del sistema financiero norteamericano y, tal y como había afirmado un crítico cinematográfico, te dejaba “hirviendo de rabia”. Sin embargo, como pasaba con muchos otros premios, nadie recordaría este documental dentro de 20 años.

Por el contrario, otro de los filmes nominados al Oscar en esta categoría titulado “Exit through the gift shop” (“Salida por la tienda de regalos”), en referencia a las indicaciones presentes en muchos museos, reunía ciertos requisitos para perdurar en el tiempo y en la historia del cine documental. “Exit through the gift shop” narra dos documentales en uno. En primer lugar, se adentra en la vida de Thierry Guetta un peculiar personaje francés que se interesa por el mundo del arte callejero y se dedica a grabar en vídeo de forma compulsiva las peripecias de distintos artistas que trabajan de forma clandestina. Es así como contacta con el más popular de los artistas callejeros: el misterioso Banksy. Un artista del que nadie conoce su verdadera identidad y cuyas obras de carácter satírico han aparecido de la noche a la mañana en las paredes de varias ciudades del mundo y especialmente en Londres, su principal escenario artístico. Guetta, quien no sabe muy bien qué hacer con todo el material grabado, muestra a Banksy un primer montaje de lo que podría ser un documental. Ante el desastre de dicho montaje, Banksy opta por hacer él su propio montaje pero Guetta ya no tiene interés por la película, sino por convertirse en un artista como los que ha grabado. Es ahí donde empieza el segundo documental, pues Banksy se dedica a grabar la nueva vida de Guetta como Mr. Brainwash, su nuevo nombre artístico.

Ese segundo documental narra la ascensión de Mr. Brainwash a los cielos del mercado del arte con una obra que no deja de ser un compendio del estilo de los distintos artistas urbanos a los que ha grabado pero que vende con gran facilidad debido a la buena promoción que hace de la misma. Una reflexión sobre los mecanismos que rigen el mercado del arte y los límites entre arte, mercado y simple impostura. Unos límites que en ocasiones nos pueden llevar a confundir el museo con su tienda, en clara referencia al título del documental.

Tal y como afirma el propio  Banksy al inicio del documental, “la película cuenta la historia de un tío que quiso hacer un documental sobre mí y resultó que él era más interesante que yo. Así que la película es sobre él”. Lo que no sabemos es si el que habla es Banksy o un impostor, pues se supone que nadie conoce su verdadera identidad, por lo que, al final, uno se pregunta ¿y si todo es una gran mentira? Una pregunta que puede extrapolarse el mundo del arte contemporáneo. Una prueba más de que, en el mundo del cine, lo importante no es tan solo lo que se cuenta sino cómo se cuenta.


Volver a la página anterior
  Inglés | Español

 

Trailer del documental
"Valdés como pretexto"

© 2010 www.perfectwide.com. Todos los derechos reservados.