Cannes: el mayor escaparate del mundo

Enviar a un amigo   Imprimir
Dicen que con 4.000 periodistas acreditados, el Festival de Cannes es el evento mundial que levanta mayor expectación informativa, por delante de un Mundial de Fútbol o de unos Juegos Olímpicos. De hecho, los organizadores de Cannes han ideado un curioso “photocall” circular de 360 grados en el que los actores y actrices posan junto con el director de cada película en una especie de mostrador que permite fotografiarlo por ambos lados. Única manera de contentar a la nube de fotógrafos que acude a cada sesión fotográfica.

Lo que está claro es que el Festival de Cannes y su “Marché du Film” es el punto de encuentro anual de la industria cinematográfica. “The place to be”, que dirían los ingleses - o “l’endroit où il faut être”, ya que estamos en Francia - para todo aquel que pretenda hacer algo en el mundo del cine. Un lugar en el que durante doce días uno se puede cruzar por la calle y por las inmediaciones de la Croissette con auténticos mitos del cine como Robert De Niro (presidente del jurado de este año), Woody Allen (cuya película “Medianoche en París” ha sido la elegida para inaugurar el certamen), una momificada Faye Dunaway quien, a pesar del abuso de la cirugía estética, poco tiene que ver con las piernas y el rostro angelical de esa foto realizada por Jerry Schatzberg en 1970 que es la imagen del cartel de este año; los actores Jude Law y Unma Thurman que, comos miembros del jurado, asisten resignados a la proyección de las 20 películas que compiten en la sección oficial; o un Antonio Banderas, heredero de Dorian Gray, que llegó el primer día para promocionar junto con Salma Hayek la película de animación “El gato con botas”, a la que ambos ponen voz, y que se irá de los últimos pues también protagoniza “La piel que habito”, la última producción de Almodóvar que se estrena el próximo el próximo jueves.

Sin embargo, el glamour y la alfombra roja con las estrellas del celuloide son tan solo la punta del iceberg de lo que representa Cannes. Aquí se reúnen más de 10.000 profesionales acreditados que compran y venden películas bien sea para exhibirlas en salas de cine, venderlas en DVD o emitirlas en cadenas de televisión, cronología habitual que siguen hoy en día la mayoría de películas.

Es por ello que la ciudad respira cine por sus cuatro costados. La fachada el hotel Carlton está tomada por pancartas de “Piratas del Caribe”, los coches de “Cars 2” han aparcado en pleno paseo de la Croisette frente a un cartel de “Tintin”, la última producción de Spielberg, y todos los balcones de la ciudad lucen alguna pancarta de alguna de las productoras o distribuidoras que los han alquilado a precio de oro para recibir allí a sus clientes y organizar sus fiestas. Este último capítulo es el que atrae a un mayor número de curiosos ávidos de poder contemplar de cerca las “celebrities”, que acuden a unas carpas situadas en la playa en las que una DJ no es que se parezca a Rossy de Palma, sino que es ella, pero resulta que en la fiesta de al lado pincha directamente David Gueta, el número uno de los discjockeys actuales. Y es que, aunque Cannes sea conocido como la meca del cine de autor, nadie quiere renunciar a peregrinar al lugar donde, durante doce días, están todos lo flashes.

Y es aquí donde tenía que estar la película documental titulada “Valdés como pretexto” que aborda la figura de Manolo Valdés, el artista español contemporáneo con mayor proyección internacional. Una película que sigue a Valdés a través de cuatro escenarios principales: el castillo renacentista de Chambord en el Valle del Loira; la ciudad de Nueva York, en la que reside y trabaja desde hace más de 20 años; la villa de Madrid, en la que mantiene tres estudios en los que realiza principalmente su trabajo escultórico; y las calles de La Haya, en las que ha expuesto sus esculturas en una muestra inaugurada con la reina Beatriz de Holanda. Una película por la que también desfilan los primeros espadas del mundo del arte y la cultura como el escritor Mario Vargas Llosa, el director del Museo Thyssen, Guillermo Solana, el presidente del Patronato del Museo Reina Sofía, Guillermo de la Dehesa, el director de la revista “Art in America”, David Ebony, el catedrático de Historia del Arte, Kosme de Barañano, el poeta Carlos Marzal, el director de Marlborough Gallery, Pierre Levai, los artistas Claudio Bravo, Alberto Corazón y David Rodríguez Caballero o coleccionistas de Estados Unidos, Italia o Colombia; hasta completar un total de 17 entrevistas.
El “Marché du film” de Cannes ha sido la primera cita, le seguirá el estreno en cines previsto para después de verano, porque aún quedan muchos capítulos por escribir en la brillante trayectoria de este artista valenciano.


Volver a la página anterior
  Inglés | Español

 

Trailer del documental
"Valdés como pretexto"

© 2010 www.perfectwide.com. Todos los derechos reservados.