Crítica

Francisco Lozano. El paisaje como refugio

Enviar a un amigo   Imprimir

Hace bien el comisario de esta exposición, Guillermo Gómez-Ferrer, en reivindicar la figura de Francisco Lozano (Antella, 1912 - Valencia, 2000), en criticar el desprecio con el que se ha tratado, en muchas ocasiones, el arte de la posguerra que se hizo en España y lleva razón cuando afirma que hay un "interminable listado de artistas inclasificables" a quienes alude al preguntarse "¿Dónde ponemos a Morandi, a Zoran Music, a Marc Chagall o Lucian Freud?". Quizás ahí, al poner indirectamente a Lozano al mismo nivel que los artistas mencionados, es donde el comisario se ha dejado llevar por la pasión que siente por un autor al que lleva años estudiando y que su mayor mérito quizás sea haber sobrevivido a la luz cegadora de Sorolla - algo que muy pocos coetáneos suyos consiguieron hacer - y encontrar su propia luz.


La exposición que ahora podemos ver en el Centro del Carmen y que reúne medio centenar de obras con motivo del centenario del nacimiento del artista, es una repetición a menor escala de la que organizó el IVAM en 1993 y que reunió más de 100 obras de Lozano, con la novedad de que, en esta ocasión, podemos contemplar algunas obras nunca expuestas al público y leer las reflexiones recogidas en el catálogo de expertos como Juan Manuel Bonet, Jaime Siles y Román de la Calle. ¿Y qué es lo que encontrará el visitante que se acerque a esta exposición? Pues un amplio recorrido cronológico por la obra de un autor que el poeta Luis Rosales calificó como la "mirada creadora", expresión que da título a esta muestra. Una mirada que se centró principalmente en el paisaje y, más concretamente, en las dunas de la playa, quizás sus obras más reconocibles. Una serie repetitiva de pinturas que llegó a cautivar al autor como en su día hizo la montaña de Sainte-Victoire con Paul Cézanne. Y es que hay autores que pertenecen a un paisaje y Lozano pertenecía a esas dunas del Saler, cuyo paseo lleva hoy su nombre.


En estas obras se puede apreciar ese estilo de Lozano heredero de los artistas impresionistas como Monet o incluso Signac, y que se caracteriza por la pincelada suelta y la variedad cromática. Una pintura más tradicional frente a las vanguardias que surgieron en su tiempo en España y que tuvieron en Saura y Tàpies a sus principales representantes. Dos estilos de concebir el arte muy distintos pero ambos producto de su tiempo.


FRANCISCO LOZANO. LA MIRADA CREADORA

CENTRO DEL CARMEN

C/ MUSEO, 2. VALENCIA

COMISARIO: GUILLERMO GÓMEZ-FERRER

HASTA EL 21 DE OCTUBRE DE 2012




Volver a la página anterior
  Inglés | Español

 

Trailer del documental
"Valdés como pretexto"

© 2010 www.perfectwide.com. Todos los derechos reservados.