Crítica

La mirada arquitectónica de Giorgio de Chirico

Enviar a un amigo   Imprimir

Tres exposiciones en una. Así se podría resumir la ambiciosa muestra “El siglo de Giorgio de Chirico. Metafísica y Arquitectura” que ha organizado el IVAM y a la que acompaña un catálogo publicado por Skira con ensayos de 16 autores diferentes, en lo que constituye la exposición más grande dedicada a este artista fuera de Italia. Esta “novela visual” – como la califica el comisario – estaría dividida en los siguientes capítulos: un recorrido por los lienzos de Giorgio de Chirico (Bolos, Grecia 1888 – Roma, 1978) en los que la arquitectura está presente, una muestra de la influencia que su obra ha ejercido en diversos arquitectos desde los años veinte hasta la actualidad y, finalmente, el viaje fotográfico de Gabriele Basilico a los lugares italianos en los que De Chirico ha dejado su huella.
“Entre los muchos sentidos que han perdido los pintores modernos, hay que citar también el sentido arquitectónico”. La cita del propio De Chirico realizada en 1920 constituye toda una declaración de principios de este defensor a ultranza de la inclusión de la arquitectura en la pintura. Esta defensa le llevó a cometer algunos excesos como cuando tildó a los pintores españoles – entre los que citó a Velázquez y Ribera - como “los más superficiales de Europa” porque “rara vez acoplan la arquitectura a las figuras”.
Los 55 lienzos de De Chirico integrados en esta muestra – procedentes de museos como el MOMA, el Pompidou o la Fundación Giorgio e Isa de Chirico - son una buena prueba de esa presencia de la arquitectura que aparece acompañada de figuras anónimas en forma de maniquíes, estatuas, libros, guantes, chimeneas y un sinfín de objetos imposibles. De Chirico dispone estas figuras en el cuadro con un claro sentido arquitectónico. De hecho, del mismo modo que Gian Lorenzo Bernini, al diseñar la plaza y la columnata de la Basílica de San Pedro, dispuso las esculturas en el tejado para evitar encuadrarlas con las columnas de fondo y la distorsión que esto conllevaba en su contemplación, De Chirico sitúa las figuras siguiendo esa misma norma, tal y como puede comprobarse en los lienzos titulados “El enigma de la partida”, “Presente y pasado” o “Plaza de Italia con estatua”.
Esta mirada arquitectónica lleva implícita una búsqueda de la perspectiva, no en vano A. Soffici se refería a De Chirico como “una especie de Paolo Uccello enamorado de la divina perspectiva e insensible a todo lo que no sea su bella geometría”. Esta perspectiva se logra con la disposición de objetos en tierra (como hiciera el propio Uccello con las lanzas en “La batalla de San Romano”), con las propias construcciones arquitectónicas o a través de las tablas del suelo como puede comprobarse en innumerables obras como “El adivino” (1914-15) o “Las Musas inquietantes” (en sus distintas versiones pero siempre con el castillo de Ferrara al fondo) y que recuerdan a “Los cepilladores del parqué” que realizó Gustave Caillebotte en 1875.
La segunda parte de la exposición – que ya se diferencia de la primera por tener una iluminación más convencional frente a la luz exageradamente intimista de la primera - se centra en la influencia que la obra de De Chirico ha ejercido en arquitectos como Aldo Rossi, Gio Ponti o Dimitris Pikionis, entre otros. El arquitecto mexicano Luis Barragán – quien fue objeto en su día de una exposición en el propio IVAM – resumía en una conversación con la escritora Elena Poniatowska esa influencia de la siguiente forma: “La magia que siempre busqué la encontré en él. Cuando vi sus cuadros, pensé: Esto es lo que yo puedo llegar a realizar también en la arquitectura de paisajes”.
Al mismo tiempo, la exposición también incluye diseños del padre del artista, Evaristo, ingeniero mecánico e hidráulico, responsable del diseño de la estación de Volos, en cuya arcada puede ya contemplarse futuras construcciones arquitectónicas de Giorgio De Chirico. La muestra finaliza con 16 fotografías de Gabriele Basilico, quien se muestra fiel a su búsqueda de la simetría a través de la arquitectura de las ciudades y quien también fue objeto de una muestra individual en el IVAM.
EL SIGLO DE GIORGIO DE CHIRICO. METAFÍSICA Y ARQUITECTURA
IVAM. VALENCIA
C / GUILLEM DE CASTRO, 118
COMISARIO: VINCENZO TRIONE
HASTA EL 17 DE FEBRERO DE 2008

 



Volver a la página anterior
  Inglés | Español

 

Trailer del documental
"Valdés como pretexto"

© 2010 www.perfectwide.com. Todos los derechos reservados.