Crítica

El informalismo amable de Salvador Victoria

Enviar a un amigo   Imprimir

En medio del tsunami que arrasa al panorama galerístico valenciano y que se ha llevado por delante numerosas galerías de arte de renombre, tiene doble mérito que la Galería Rosalía Sender haya organizado una exposición dedicada a Salvador Victoria (Rubielos de Mora, 1928 - Alcalá de Henares, 1994), uno de los grandes representantes del informalismo en España junto a nombres tan conocidos como Antonio Saura, Eusebio Sempere, Lucio Muñoz o Martín Chirino. Además, esta exposición supone un complemento perfecto a la que tuvo lugar en el IVAM hace ahora diez años con motivo de la donación de un destacable conjunto de obras que hizo su viuda, Marie Claire Decay, a dicha institución.


La vida de Salvador Victoria estuvo ligada a Valencia desde su más tierna infancia con motivo del traslado forzoso que realizó su familia debido a la guerra civil. Victoria estudió en la Escuela de Bellas Artes de San Carlos, y de la ciudad del Turia guardó la luminosidad y el sentido del color que siempre han acompañado su obra. Sin embargo, fue París la ciudad que más influyó en su obra. Tal y como señaló en una carta fechada el 4 de abril de 1956, "no te puedes imaginar lo que supone el cambio de Madrid a París artísticamente. Yo me consideraba moderno en mi concepto y mi forma, pero aquí yo quedo primitivo y la evolución es inminente".


En París, entró en contacto con el expresionismo abstracto norteamericano, con la Escuela de París, con la caligrafía japonesa de la mano de Zao Wou-ki y con publicaciones como "De lo espiritual en el arte" o "Punto y línea sobre plano" de Kandinsky. A partir de entonces, su obra cambia radicalmente y aparecen esas manchas negras que más tarde evolucionarán hacia sus formas esféricas tan características. Y es que, como afirma el historiador del arte Kosme de Barañano, la obra de Victoria "no tiene ese rasgo de agresión del informalismo o del expresionismo de Saura sino un lado amable, de deseo y de sensación".


Ese lado amable lo podemos encontrar en la veintena de obras expuestas en la Galería Rosalía Sender. Un exposición centrada en su obra sobre papel, aunque también incluye tres lienzos, y en la que podemos encontrar esas formas esféricas tan propias de su obra junto con unas superposiciones menos conocidas pero igualmente interesantes. Una buena oportunidad de acercarse a la obra de Salvador Victoria pues abarca papeles de muy diversas épocas y realizados con diferentes técnicas.


Asimismo, esta exposición dialoga muy bien con la que la Fundación Chirivella Soriano de Valencia dedica en estos momentos a Doro Balaguer, artista y amigo de Salvador Victoria con quien llegó a compartir piso e inquietudes artísticas en el París de los años cincuenta.



Volver a la página anterior
  Inglés | Español

 

Trailer del documental
"Valdés como pretexto"

© 2010 www.perfectwide.com. Todos los derechos reservados.