Crítica

Catálogo razonado de Jacques Lipchitz

Enviar a un amigo   Imprimir

Un catálogo razonado constituye todo un manual de referencia para coleccionistas, galeristas, investigadores y todo aquel que pretenda acercarse de manera profunda a la obra de un artista determinado. Es ese pequeño Aleph en el que se recoge todo el corpus creativo de un autor con todo lujo de detalles que van desde una imagen de esa obra hasta sus medidas, pasando por el título, el año de creación, el material del que está compuesta, su localización y, en algunos casos, una breve reseña histórica de la obra. Por tanto, nos encontramos ante una magna obra que requiere un esfuerzo titánico de documentación y que suele prolongarse a lo largo de varios años.
Eso es lo que ha realizado el catedrático de Historia del Arte de la Universidad Miguel Hernández de Elche y antiguo director del IVAM Kosme de Barañano con los yesos de Jacques Lipchtiz (Druskieniki, Lituania 1891 – Capri, Italia 1973). Una obra de cerca de 600 páginas que acaba de ver la luz con la colaboración de la BBK y que recoge los 406 yesos que este artista clave en el movimiento cubista y en las vanguardias de principios del siglo XX realizó a lo largo de su vida. El catálogo razonado incluye un documentado ensayo de Kosme de Barañano, una extensa biografía del artista ilustrada con numerosas imágenes pertenecientes a su vida privada, un listado de las instituciones que albergan obras suyas y el catálogo razonado en sí, en el que aparece una imagen de cada obra con su respectiva ficha técnica.
Entre las instituciones que acogen obra de Lipchitz se encuentran más de 100 museos de 16 países diferentes pertenecientes a los cinco continentes entre los que destacan el Pompidou de París, el MOMA o el Metropolitan de Nueva York, la Tate Gallery de Londres, el Stedelijk de Amsterdam, el Israel Museum de Jerusalén, el Peggy Guggenheim de Venecia, el Museo de Arte Moderno de Tokio, el Art Institute de Chicago, el Hishhorn de Washington, el Meadows de Dallas o el Museo Reina Sofía de Madrid, entre muchos otros.
El IVAM es uno de los museos que acoge un buen número de obras de Lipchitz, pues precisamente durante la dirección de Kosme de Barañano uno de los tres herederos de Lipchitz y actual presidente de la Lipchtiz Foundation, Hanno Mott, realizó una donación de cerca de 40 yesos valorados en 22 millones de euros. De hecho, la imagen de la portada de este catálogo razonado es un retrato del poeta Raymond Radiquet, amigo de Cocteau y de Hemingway, que pertenece a la colección del IVAM.
La manera de trabajar de Lipchitz consistía en modelar las esculturas en barro o en yeso para después fundirlas en bronce o, en algún caso, en plomo. Por tanto, estas esculturas en yeso llevan la huella del artista, han sido ejecutadas con sus “thinking hands”, como tituló un texto el historiador Alfred Werner. Estas obras guardan la frescura del primer pensamiento del artista. Tal y como decía el propio Lipchitz, la inspiración es como una bandada de pájaros de los que puedes coger uno o dos. Estos pájaros que cazaba al vuelo los plasmaba en esa pasta de tierra humedecida que moldeaba con facilidad a su antojo.
Quizás por ello la mayoría de estas piezas las guardaba para sí mismo y eran las esculturas en bronce, de mayor tamaño, las que exponía al público. Lipchitz afirmó al final de su vida que “las terracotas y los modelos en yeso son el fundamento de mi inspiración, mi única verdaderamente obra original y las más preciosa propiedad que poseo”. Y ahí está el historiador para contextualizar, sintetizar y catalogar todas esas obras que ocupan un lugar destacado en la Historia del Arte.

JACQUES LIPCHITZ: LOS YESOS 1911-1973
CATÁLOGO RAZONADO
KOSME DE BARAÑANO
BBK. 2009



Volver a la página anterior
  Inglés | Español

 

Trailer del documental
"Valdés como pretexto"

© 2010 www.perfectwide.com. Todos los derechos reservados.