Crítica

Nave & Millás. Mirar a la nada

Enviar a un amigo   Imprimir

El catedrático de Oxford John Carey publicaba recientemente un libro cuyo título era toda una declaración de intenciones: "¿Para qué sirve el arte?". Como si esta cuestión no planteara suficiente complejidad, Carey dedicaba el primer capítulo a intentar contestar un interrogante igual o quizás más difícil: ¿Qué es una obra de arte? Responder a semejante reto requería de una larga disertación y en la misma aparecían diversas teorías planteadas por diferentes teóricos entre las que se encontraba la de Arthur C. Danto, quien defendía que, para que algo fuera considerado como una obra de arte, tenía que haber sido creado con esa intención y alguien perteneciente al "mundillo artístico" tenía que pensar que lo era. Sin embargo, Carey iba más allá y defendía que "una obra de arte es cualquier cosa que alguien considere como tal, aunque solo sea para ese alguien".


Toda esta disquisición viene al cuento de dos exposiciones que pueden contemplarse actualmente en Valencia a escasos metros de distancia. Por un lado, tenemos la muestra anual titulada "Fragments d'un any" que recoge en la sala de exposiciones de La Nau de la Universidad de Valencia la crónica visual anual realizada por los fotoperiodistas valencianos. Por otra parte, Eduardo Nave (Valencia, 1976) y Juan Millás (Madrid, 1975) exponen en la galería Paz y Comedias un trabajo fotográfico conjunto titulado "Península". Ambas exposiciones están compuestas por fotografías pero la diferencia entre las dos reside en que la mayoría de imágenes de "Fragments d'un any" no han sido realizadas con la intención de que sean consideradas como obras de arte (aunque algunas - como por ejemplo las realizadas por Mikel Ponce o Vicent Bosch - podrían considerarse como tales en otro contexto), sino como imágenes que informan sobre unos hechos noticiosos. Por el contrario, todas las fotografías de la serie "Península" han sido realizadas con la intención de que sean concebidas como obras de arte y una serie de representantes del "mundillo artístico" piensa que lo son, aunque en opinión de Carey, esto último no es necesario, basta con que Nave y Millás estén convencidos de que sus fotografías son obras de arte.


¿Y qué es lo que encontrará el visistante que decida andentrarse en la península de Nave y Millás? En primer lugar, el fruto del trabajo realizado entre los años 2007 y 2010 a lo largo y ancho de la península ibérica en las que los autores han retratado escenas que se han encontrado al azar. Unas escenas en las que, a diferencia de las de "Fragments d'un any", no ocurre nada. Si en un caso lo importante es el hecho noticioso, en este caso, el objeto retratado es lo de menos, lo importante es la mirada y como dijo el gran fotógrafo Willy Ronis, "se tiene o no se tiene". Una mirada que, en este caso, busca la abstracción a través de las ramas de los árboles o de las manchas de las minas de tierra. Una mirada que también busca la simetría y la geometría en el encuadre de diversas edificaciones. Y una mirada caracterizada por la ausencia del ser humano. Vemos su huella, notamos su presencia, pero rara vez vemos la figura humana. 


Esta ausencia del ser humano es una característica que hemos encontrado en otros trabajos de Eduardo Nave, como ese inquietante proyecto consistente en fotografiar 40 lugares en los que la banda terrorista ETA cometió sus atentados. Nave los fotografió el mismo día y a la misma hora. Lugares de nuestra vida diaria como portales, bosques o carreteras que en las fotografías de Nave están marcados por la ausencia, por el vacío dejado por las personas asesinadas. Y es que el vacío es una de las claves de la Historia del arte. Y si no que se lo pregunten a Chillida, quien hizo del vacío uno de los ejes centrales de su obra. 


NAVE & MILLÁS. PENÍNSULA

GALERÍA PAZ Y COMEDIAS. VALENCIA

HASTA EL 4 DE MAYO DE 2012




Volver a la página anterior
  Inglés | Español

 

Trailer del documental
"Valdés como pretexto"

© 2010 www.perfectwide.com. Todos los derechos reservados.