El coleccionismo privado en España

El coleccionismo privado no tiene en España el arraigo y las características que tiene en países de tradición calvinista, como puede ser Estados Unidos, una sociedad en la que predomina aquello de devolver a la sociedad lo que esta te ha dado. Por esta razón, los particulares y las empresas americanas han desarrollado unas colecciones que han dado origen a gran parte de los grandes museos de este país como el MOMA de Nueva York (fundado en 1929 por Abby Aldrich Rockefeller)  o el Whitney y el Guggenheim, que deben el nombre de sus fundadores.

Por el contrario, en España, salvo honrosas excepciones, las colecciones particulares han pasado de padres a hijos sin que hayan dado origen a museos o fundaciones. Las empresas son las que han realizado esa labor en unos casos por obligación legal (en el caso de la obra social y cultural de las cajas de ahorro) y en otro, gracias a los distintos premios y certámenes artísticos que han promovido y que han provocado que los almacenes de estas empresas fuera nutriéndose de obras, además de las que han podido adquirir en el mercado. El caso de Gas Natural Fenosa pertenece a este segundo grupo.

La Colección Arte Español Contemporáneo de Gas Natural Fenosa tiene su origen en la I Muestra de Pintura y Escultura realizada en 1989 en la ciudad de La Coruña con el propósito de estimular la producción artística gallega y conformar una colección de arte contemporáneo. Esta colección fue creciendo con las obras que se incorporaban a través de los premios de este certamen y a través de adquisiciones hasta completar un grueso de más de 600 obras de las que se han seleccionado 32 para exponer en Valencia. Estamos ante una colección ecléctica sin que tenga un hilo conductor claro como podría ser un tema, un movimiento artístico o un autor determinado. Por ello, la comisaria de esta exposición, Sally Radic, ha partido del concepto de “forma” para realizr esta selección que se puede contemplar en la sala de exposiciones del Palau de la Música. Una selección que, al fin y al cabo, nos muestra, por una parte, una parte representativa del arte español de la segunda mitad del siglo XX (con autores como Millares, Torres-García o Esteban Vicente) y, por otra parte, un buen ejemplo de las nuevas tendencias del siglo XXI (con artistas como Broto, Uslé, García-Alix, Isabel Muñoz o Susana Solano).

Pero, como cualquier exposición presenta muy diversas lecturas, esta muestra contiene la obra de tres artistas pertenecientes a tres generaciones distintas que atestiguan el buen estado del arte contemporáneo español. Se trata de Luis Gordillo (Sevilla, 1934), Jaume Plensa (Barcelona, 1955) y David Rodríguez Caballero (Palencia, 1970). Tres artistas que vivieron en épocas muy diferentes pero cuya característica común es haber creado un estilo propio ajeno a las corrientes artísticas de cada momento. Si bien la carrera de Gordillo ha transcurrido principalmente en España, Plensa ha recibido la mayor parte de sus encargos en el extranjero y David Rodríguez Caballero se ha trasladado a Nueva York para fijar allí su estudio y comenzar una fructífera relación con una de las galerías norteamericanas más prestigiosas del panorama internacional. El arte español contemporáneo parece haber traspasado finalmente las fronteras el mercado nacional y empieza a ser reconocido a nivel internacional. Algo que ya sucedió durante la primera mitad del siglo XX con autores como Picasso, Miró o Dalí.

LA ESENCIA DE LAS FORMAS. OBRAS DE LA COLECCIÓN GAS NATURAL FENOSA.

PALAU DE LA MÚSICA. VALENCIA.

COMISARIA: SALLY RADIC

HASTA EL 8 DE ENERO DE 2012