José Saborit. Lo inalcanzable

Decía Eduardo Chillida de Rothko que “mira el horizonte inalcanzable, inexistente, y pinta lo inexistente, lo necesario, lo inalcanzable”. La cita de Chillida le viene a uno a la mente cuando transita por la exposición de José Saborit (Valencia, 1960) que puede contemplarse actualmente en el IVAM y que constituye todo un viaje al interior de este artista.


Lo primero que llama la atención de esta muestra, comisariada por Carlos Marzal y el propio artista, es lo bien estructurada y pensada que está. La exposición comprende tan solo los últimos cuatro años de producción de Saborit pero condensa en ese corto período de tiempo todo su universo plástico. El recorrido se estructura en cinco apartados claramente diferenciados que llevan los títulos de Porta-Coeli, Al-Buhayra, El mismo mar, Ínsulas extrañas y Más al sur. Estos títulos hacen referencia al lugar geográfico en el que las obras han sido creadas. En primer lugar, en Porta-Coeli, encontramos el entorno más cercano del autor representado por los paisajes de Náquera, Serra y La Calderona. Unas obras en las que domina el color y aparece la figuración en la serie "Doble sombra", donde plasma las plantas de la zona. 


El segundo apartado remite a la Albufera de Valencia, cuyo nombre árabe era Al-Buhayra, y aquí encontramos ya esas líneas del horizonte, que en algunos casos, aparecen difuminadas por las cañas que abundan en este paraje. Esas líneas predominan totalmente en el tercer capítulo titulado "El mismo mar", y que hace referencia a paisajes marinos tomados tanto en el Mediterráneo, como en el Pacífico y el Atlántico. El agua, la línea del horizonte y el cielo que ha fascinado a tantos artistas - como Sugimoto -  aparecen en unas obras en las que Saborit ya busca esa esencia de la pintura que aparecerá de forma magistral en el último apartado, el que da nombre a esta exposición. 


Antes de llegar allí, tendremos que navegar entre ínsulas extrañas pues "las ínsulas extrañas están ceñidas con la mar y allende de los mares, muy apartadas y ajenas de la comunicaciónde los hombres...", tal y como reza un poema de San Juan de la Cruz. Y es que no hay que olvidar que además del comisario, Carlos Marzal, el propio artista también es poeta y la poesía está muy presente en esta muestra. Estas ínsulas extrañas toman aquí la forma de Punta Arenas, Isla Navarino e Isla Rey Jorge III, paisajes que Saborit visitó en un viaja a la Antártida. Tal y como afirma el propio Saborit, "la grandeza de la Antártida no está en lo que me da sino en lo me quita". Algo que podemos ver en la última sala donde el artista plasma unos lugares mentales caracterizados por la búsqueda del blanco y la esencia de la pintura.


JOSÉ SABORIT. MÁS AL SUR

IVAM. VALENCIA

C / GUILLEM DE CASTRO, 118

COMISARIO: CARLOS MARZAL Y JOSÉ SABORIT

HASTA EL 24 DE JUNIO DE 2012