Viaje

Florencia y la Toscana

Enviar a un amigo   Imprimir

Florencia se puede resumir en una palabra: Renacimiento. Al ser una ciudad pequeña, el viajero se puede mover fácilmente por sus calles y explorarla casi en su totalidad.

Una característica de Florencia que llama la atención del visitante es la diversidad de sus museos, en cuyo interior se encuentran obras clave de la historia del arte, como reclamo inevitable para ser visitados. Se supone que con ello se multiplican los ingresos provenientes del turismo pues el visitante se ve en la obligación de pagar las diversas entradas si se quiere marchar sin haberse perdido alguna de las obras cumbres del arte occidental.

Las guías existentes sobre la ciudad (especialmente recomendable la de El Pais-Aguilar, aunque un poco floja en contenidos artísticos) ilustran perfectamente sobre los principales atractivos de la ciudad. Por ello, el documento que sigue consiste tan sólo en unos apuntes sobre curiosidades y recomendaciones totalmente subjetivas.


DUOMO

 
Es la palabra italiana (en inglés “dome” y en francés “dôme”) que sirve tanto para designar catedral como cúpula. Uno de esos monumentos, como las pirámides de Giza, Nôtre Dame de París o el coliseo romano, que no defrauda al que lo ve por primera vez. Más bien, al contrario, el viajero queda paralizado al contemplar esa masa de color blanco incrustada de innumerables mármoles de muy diversos colores, entre los que predominan el verde y el rosa. Todo en él es espectacular, desde la catedral, en cuya nave caben 20.000 personas con la famosa cúpula de Brunelleschi, hasta el campanario de Giotto o el bapisterio, catedral original donde fue bautizado Dante y con la impresionante puerta del paraíso de Lorenzo Ghiberti. En una esquina de la plaza del Duomo, se encuentra la Loggia del Bigallo, donde en el siglo XV eran expuestos durante tres días los niños abandonados.

EL BARGELLO
 

Fue construido en 1255 para albergar el ayuntamiento aunque acabó convertido en cárcel. Acoge en la actualidad una buena colección de esculturas entre las que destacan el Mercurio de Giambologna, el Baco de Miguel Angel (una de sus primeras obras importantes) o el David de Donatello (primer desnudo desde los tiempos clásicos). Otra de las obras características de este museo es un dibujo de Leonardo da Vinci que reproduce la ejecución por ahorcamiento desde una ventana del patio del Bargello de Bernardo Baroncelli, uno los participantes en la conjura de los Pazzi  para acabar con los Médici (ver el libro La cruz y el lirio dorado de Fernando Fernán-Gómez). Esta imagen recuerda de manera sospechosa a la manera en la que en la película Hannibal es ejecutado el policía italiano que persigue al personaje encarnado por Anthony Hopkins. Una vez más la cultura de masas se nutre del arte clásico, pero sin hacer mención a ello y de una manera tan torpe que sitúa la ejecución en el Palazzo Vecchio de la Piazza della Signoria, sede del ayuntamiento, en lugar del patio del Bargello


PIAZZA DELLA SIGNORIA
 

Es la plaza del Ayuntamiento y un auténtico museo de esculturas al aire libre. El Palazzo Vecchio, sede del poder civil, competía en poder con el Duomo, sede del poder religioso.  Vale la pena visitar el salón del cinquecento con frescos de Vasari sobre la historia de Florencia. En cuanto a las esculturas, son de destacar el rapto de las sabinas de Giambologna y el Perseo de Cellini, que avisaba a los enemigos de Cosme I de cuál podía ser su destino y que en 1998 se encontraba en proceso de restauración. La plaza también acoge una copia del David de Miguel Ángel, pues en un principio estuvo allí ubicado hasta que se decidió su traslado a la Academia. Al lado de la plaza, se encuentra la galería de los Ufizzi.


LOS UFIZZI

Aunque el nombre puede recordar a alguna poderosa familia florentina, hace referencia a las oficinas (ufizzi) que Cosme I mandó construir en 1560 para su administración. Actualmente, acoge uno de los mejores museos del mundo en cuanto a su contenido. En temporada alta, el museo presenta grandes colas durante la mañana, por lo que es conveniente informarse del horario y visitarlo a última hora de la tarde, cuando no hay prácticamente cola. Entre las obras expuestas, destacan las siguientes:
 

- La batalla de San Romano de Paolo Uccello, cuadro con numerosas lanzas que narra la victoria de Florencia sobre Siena. El ejército florentino estaba compuesto por mercenarios pues sus ciudadanos sólo se dedicaban a labores relacionadas con aumentar el patrimonio de la ciudad. Es uno de los primeros cuadros donde aparece la perspectiva.
 
 

- El duque y la duquesa de Urbino (1460) de Piero de la Francesca. Sorprende la tabla que acoge el retrato pues es de doble cara y la nariz imposible del duque parece que fue fruto de la señal dejada por una espada.
 

- La sagrada familia. (1508) de Miguel Angel. Disposición de los personajes que sería muy imitada posteriormente.
 

- El niño de la espina. Antigua escultura romana basada en un original griego. El museo de Berlín acoge otra copia romana. Como curiosidad, esta obra fue objeto de una pregunta en la selectividad de 1988.
 

- Venus de Urbino. (1538) de Tiziano. Desnudo que fue condenado en su época pero que posteriormente inspiró muchos otros como la maja de Goya o la Olympia de Manet.
 

- El nacimiento de Venus. (1485) de Botticelli. La obra más famosa de Boticelli. Muchas otras obras de este autor como La primavera pueden verse en el museo. Asimismo, también señalar que Umberto Eco señaló en julio de 2001 en una conferencia ofrecida en el museo Guggenheim de Bilbao que los museos del futuro deberían de albergar una sola obra y puso como ejemplo un posible museo dedicado exclusivamente a la contemplación de El nacimiento de Venus. Dicho museo debería albergar un recorrido plagado de copias de la obra que explicaran su proceso de creación hasta llegar finalmente a una sala donde estaría expuesta dicha obra para que los visitantes pudiera contemplarla y comprenderla.


EL CORREDOR VASSARI

El corredor Vassari era un pasadizo proyectado por el arquitecto Giorgio Vassari con la finalidad de que los Medici pudiera trasladarse desde el palacio Vecchio a su residencia del palacio Pitti, pasando por los Ufizzi y el Ponte Vecchio sin pisar la calle y mezclarse con su vasallos y para poder contemplar por el camino su colección de obras de arte. El corredor en su tramo de los Ufficci ofrece unas extraordinarias vistas sobre el río Arno con el Ponte Vecchio al fondo.


PONTE VECCHIO

Así como, el Duomo tiene una fama totalmente merecida, el Ponte Vecchio deja una sensación de desengaño al visitante. Fue construido en 1345 y fue el único que resistió a los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial. En su inicio acogió a carniceros, curtidores y herreros aunque más tarde dio pasó a los orfebres. Hoy en día acoge talleres de joyeros (muy caros) frecuentados exclusivamente por turistas. Es lugar de paso hacia el Palazzo Pitti.


PALAZZO PITTI

Situado en la zona de Oltrano fue construido en 1457 por el banquero Luca Pitti con el objetivo de competir en grandiosidad con los Medici. Curiosamente, acabó en manos de los Medici que lo convirtieron en su residencia habitual. Recuerda a los grandes palacios europeos del estilo del Palacio Real, Versalles o Charlotemburg, con sus innumerables habitaciones y salones sólo que éste es más antiguo.


PORTICO DEL MERCADO NUEVO
 

Situado junto a la plaza República y, sin duda alguna, una de las principales fuentes de inspiración para Ridley Scott en Hannibal, pues, además de aparecer en la película rodeado de una misteriosa niebla como el lugar donde el doctor Lecter comete su primer crimen en Florencia, acoge la fuente del “porcellino” (cerdito) con una copia de bronce realizada por Tacca en 1612 de un original griego conservado en los Uffizzi y que recuerda a los cerdos que aparecen en todo momento en la película con el único fin de devorar al doctor. En su día, fue mercado de la seda y el oro y actualmente acoge un curioso mercadito.


SAN LORENZO
 

Es la iglesia de la familia Medici. Se encuentra ubicada en una bulliciosa zona rodeada de puestos ambulantes y al lado del mercado central, por lo que es difícil contemplar el edificio con perspectiva. Brunelleschi reconstruyó en 1419 un antiguo templo que databa originariamente del año 393, aunque presenta una curiosa fachada inacabada y una cúpula que recuerda a la del Duomo. Alberga en su interior las tumbas de Giuliano y Lorenzo de Medici, conjunto escultórico realizado por Miguel Angel que representa la noche y el día. Como nota curiosa, señalar que un estudio médico reciente realizado en Estados Unidos indica que la mujer que sirvió de modelo al cuerpo femenino de la tumba de Giuliano debía tener un cáncer de mama en estado muy avanzado.


SANTA CROCE
 

Es la iglesia que acoge las tumbas de los ciudadanos ilustres de Florencia, como Miguel Angel, Dante o Galileo y constituye una obra maestra de la arquitectura gótica florentina. Como nota curiosa que no aparece en las guías y si la memoria no me falla, al acceder al interior de la iglesia podréis ver a vuestra derecha la tumba de Niccolini realizada por Fedi. ¿A qué os recuerda la estatua que corona dicha tumba? Tan sólo añadir que el autor de la escultura fue discípulo de Bartholdi, autor de la estatua de la libertad. Ya entenderéis por qué os lo digo.


GALERIA DE LA ACADEMIA
 

Auténtico ejemplo de cómo utilizar una obra de arte como prácticamente único reclamo de un museo. Aún así,  el David de Miguel Angel bien vale esta visita y el precio de la entrada. El edificio que acoge esta escultura es la Academia de Bellas Artes de Florencia, fundada en 1563 y primera institución europea dedicada a la enseñanza de las técnicas del dibujo, pintura y escultura. Esta escultura y otras de Miguel Angel eran utilizadas por los alumnos como modelos para sus dibujos. Sólo añadir un dato, Miguel Angel creó su David con 29 años.


SANTA MARIA NOVELLA
 

Situada en la plaza del mismo nombre, justo al lado del Gran Hotel Baglioni es una iglesia gótica construida por los dominicos entre 1279 y 1357 que encierra algunos de los frescos más notables de Florencia. Entre estos se encuentra “La Trinidad” de Masaccio. Obra en la que el historiador del arte Gombrich sitúa la aparición por primera vez de la perspectiva en la pintura.


ALREDEDORES

SIENA:
 
 
Ciudad de gran encanto que rivalizó en su día con Florencia (ver cuadro de La batalla de San Romano de Ucello), a pesar de ser de menor tamaño, pero que actualmente se conserva prácticamente intacta. Obligatoria visita al Duomo, con sus mármoles blancos y negros, al Palazzo Pubblico, palacio gótico del ayuntamiento cuyo campanario con 102 metros es la segunda torre medieval más alta de Italia (se puede visitar) y la piazza del campo, que se divide en nueve sectores que constituían el consejo responsable del gobierno de la ciudad y donde cada 2 de julio y 16 de agosto se celebra el popular palio, carrera medieval de caballos sin montura que representan a todos los barrios de Siena. El Palazzo Público contiene los frescos de Lorenzetti sobre la alegoría del buen y mal gobierno, popularizados en España por ser la portada del libro “La fiesta del chivo” de Vargas Llosa.
 
 
PISA:
 
 
Aunque actualmente se asemeja más a un parque temático que a un conjunto arquitectónico románico, vale la pena la visita. Ciudad casi inexistente que tan sólo alberga los restos de su esplendor: el campo del Miracoli, compuesto por la famosa torre inclinada, la catedral, el camposanto y el bapisterio. Es especialmente destacable la fachada de la catedral y su interior, así como los relieves del púlpito del bapisterio y el camposanto. En este último,  se encuentran unos frescos del siglo XIV en los que aparecen un caballero y una dama que se tapan la nariz al observar unos cadáveres, lo que constituye la primera muestra de realismo en la historia de la pintura.
 
 
SAN GIMIGNANO:
 
 
Conocida como la ciudad de las bellas torres es una de las poblaciones medievales mejor conservadas de la Toscana. Las torres pertenecían a las familias nobles de la ciudad que competían en altura como signo de su riqueza. Llegó a haber 76 y ahora se conservan 14. En esta ciudad, se rodó la parte final de la película Té con Mussolini. Se puede visitar en una tarde y hay autobuses que ofrecen el paquete combinado de esta ciudad con Siena.
 
 
AREZZO:
 
 
 
Ciudad de la Toscana de gran belleza eclipsada por la popularidad de Florencia o Pisa. En sus calles se rodó parte de la película La vida es bella de Roberto Benigni, y la plaza mayor fue remodelada por Giorgio Vasari, más conocido por su obra “Vidas” en la que narra la biografía y logros de los principales artistas del Renacimiento. Pero su principal atractivo son los frescos de Piero de la Francesca conocidos como “La leyenda de la cruz” y ubicados en la Basílica de San Francisco. Es la primera vez en la Historia del Arte que se utiliza la luz para conseguir la perspectiva.
 
 
LUCA Y PISTOIA:
 
 
Estas dos ciudades son interesantes por su plaza mayor en las que podemos encontrar el “duomo”, junto al ayuntamiento y el palacio de justicia. Se pueden visitar en un breve paseo. La fachada de la catedral de Luca es de las pocas asimétricas que existen, pues está literalmente incrustada en un edificio anexo.
 
 
VIAREGGIO
 
 
Es la playa de la Toscana. Sólo hay una pequeña parte de playa pública, el resto pertenece a hoteles y clubes privados. Vale la pena pagar por alquilar una hamaca y estar en una buena zona. Dispone de varios lujosos hoteles estilo art deco que están situados en primera línea de playa.
 
 
MONTECATINI TERME
 
 
Enclave conocido ya en la época romana por ser una zona de baños termales (de ahí lo de Terme). Dispone de una gran cantidad de hoteles conocidos por sus lujosos balnearios. Montecantini Alto es un pequeño pueblo situado en lo alto de una colina y dispone de una plaza con encanto llena de restuarantes. Es una buena opción para cenar una noche. Cerca de la plaza está la Villa Moresca, residencia en la que el compositor Giuseppe Verdi pasó algunas temporadas.
 

HOTELES

La categoría de los hoteles en Florencia, como en el resto de Italia, es diferente a España. Un hotel de tres estrellas italiano equivale a uno de dos en España y hay que huir de los supuestos palacios renacentistas pues no son edificios antiguos, sino viejos, en estado casi ruinoso. Para asegurarte una buena estancia, nada como el Gran Hotel Baglioni (el cuatro estrellas más asequible) al lado de Santa María Novella y con una terraza con vistas impresionantes a la cúpula de Brunelleschi, donde cada mañana se sirve un copioso buffet de desayuno. Hay dos hoteles de diseño muy céntricos, Gallery Hotel y Continentale, pero cuyos precios son superiores.


LIBROS

- El príncipe. Nicolás Maquiavelo. Auténtico tratado de cómo debe gobernar un príncipe del Renacimiento.
- La cruz y el lirio dorado. Fernando Fernán-Gomez. Novela histórica ambientada en Florencia en la que se narra la trama de la familia Pazzi para acabar con la vida de Giuliano y Lorenzo de Médicis..
- Una habitación con vistas. E.M. Foster. De cómo Lucy, una joven inglesa con una estricta educación victoriana, despierta a los placeres de la vida en un viaje a la Florencia de principios de siglo..
- La divina comedia. Dante. La casa natal de Dante se encuentra en Florencia y ha sido convertida un museo.
- Papa Borja. Joan Francesc Mira. Esta obra recrea a modo de diario la vida de Alejandro VI que inició su papado en 1492, en medio de grandes tensiones provenientes en gran parte del poder de Florencia.


PELÍCULAS

- Una habitación con vistas. James Ivory. El director de Lo que queda del día llevó al cine con notable acierto la novela de Foster.
- Té con Mussolini. Franco Zeferelli. Película entretenida que transcurre en Florencia y San Giminagno durante la época de Mussolini.
- Hannibal. Ridley Scott. Las últimas peripecias de Hannibal el caníbal nos sitúan en una Florencia actual llena de esa espesa niebla tan presente en la mayoría de películas de Ridley Scott, como Blade Runner.



Volver a la página anterior
  Inglés | Español

 

Trailer del documental
"Valdés como pretexto"

© 2010 www.perfectwide.com. Todos los derechos reservados.